Parece ser que el cantante canadiense no está teniendo un buen momento, ya que hace apenas dos días se dio a conocer que Bieber dejó una entrevista a la mitad en una estación de radio en España.

Ahora el cantante dejó “a medias” su presentación en Oslo porque sus fans le impidieron limpiar un líquido que había sobre el escenario.
En pocos minutos recibió varios comentarios referentes a que había decepcionado a todas las fans que se dieron cita en el lugar, después de interpretar solo una canción, Justin salió enfurecido y canceló el show.
Respecto a este hecho, Bieber tomó su cuenta de Instagram y escribió:
«Decidí terminar el espectáculo porque la gente en la primera fila me escuchaba».
«No siempre gestiono las cosas de la forma correcta, pero soy humano».