A las 10:40 horas la puerta de Art decó del teatro principal frente a la plancha negra en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes se abrió para recibir las cenizas del cantante José José, que llegaron a la Ciudad de México en un féretro chapado en oro . A los pies del mural Nueva democracia de David Alfaro Siqueiros los mexicanos despidieron a El Príncipe de la Canción.

La primera guardia de honor la realizaron sus hijos José Joel y Marysol y su esposo Xavier Orozco, junto a Anel Noreña. La familia se mostró conmovida ante el aplauso generalizado que se escuchó cuando arrancó La nave del olvido de parte de la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la dirección de Enrique Ramos.

Otra de las interpretaciones fueron Regálame esta noche, El triste, y un bis de La nave del olvido. Desde las 11 se permitió el acceso del público, una mujer decidió cantarle y fue pacientemente escuchada, una porra también sonó, con todo el respeto que amerita el momento. Minutos más tarde a la guardia de honor su sumó Alex de la Madrid, quien encarnó al intérprete en su serie.

Entre los presentes están los cantantes Emmanuel, Lucía Méndez y Dulce que se acercaron a abrazar y expresarles su cariño a José Joel, Marysol y Anel, que se mantienen junto al féretro que guarda las cenizas de su padre, ya que fue decisión de Sara Salazar que José José fuera cremado.

En silla de ruedas, con muletas, ayudados por un bastón, entre lágrimas todos le quieren dar el último adiós, “¡Te amamos José José, que viva el Príncipe!”, le gritan, aunque también tienen atención para los miembros de su anterior familia y una porro se oyó dedicada para Anel Noreña. Otra de las consignas es “¡Si se pudo!”.

La gente sigue su recorrido mientras el Ensamble de la Escuela del Mariachi Ollin Yoliztli entona Almohada, 40 y 20 y Tu primera vez. Una de las imágenes más enternecedoras fue cuando Marysol pudo finalmente presentarle a su hija Elena, ya que no pudo hacerlo en vida, lo hizo ahora rodeada del cariño de toda la gente.

En representación del gobierno federal, en el recinto se encuentra Alejandra Frausto, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, y el secretario de Cultura de la Ciudad de México, Alfonso Suárez del Real, todos también le hicieron guardia de honor a uno de los cantante que marcó época y que dejó un legado artístico fundamental para los mexicanos.