A pesar de que Rogelio Guerra es reconocido en todo el mundo por su exitosa participación en la telenovela Los ricos también lloran y otras grandes producciones, falleció sin tener una vida ostentosa. Y es que sus problemas empezaron cuando en 2002 entabló una demanda contra TV Azteca, litigio que duró 10 años y que salió a favor de la televisora, en donde se le iba a embargar su única casa, todas sus cuentas bancarias, el nombre artístico, las regalías que le otorgaba la ANDA, la ANDI, además de los pagos que recibiera en teatro o televisión; las deudas ascendían a 26 millones de pesos.

Por fortuna el actor llegó a un acuerdo con Azteca en el 2012, quedó libre y pudo trabajar de nuevo. Pero esto le pegó en la salud, y vivía de los ingresos como actor, pues él nunca fue millonario. Cuando mermaron su salud y sus recursos tuvo que ser internado en La Casa del Actor.

Después de que salió de ahí, porque su esposa, Maribel Robles, no estaba a gusto con el trato que le dieron, le vino el Alzheimer, posteriormente una embolia, y las medicinas que la ANDA le proporcionaba no eran suficientes para poder solventar el tratamiento.

Rogelio y su familia no estaban en la miseria, estaban con recursos limitados, para cubrir los gastos cotidianos, por eso se le califica que murió en la pobreza, pero no en la miseria.