El martes por la noche la justicia mexicana benefició a Juan Zepeda, expareja de Ninel Conde, cuando los magistrados revocaron el auto de formal prisión que el juez cuarto de lo penal le dictó hace siete meses por el delito de utilización de títulos auténticos para el pago de bienes y servicios sin conocimiento de quien está facultado para ello, que denunció la cantante.

Zepeda platicó con los medios que daban cobertura a su libertad a las afueras del Reclusorio Norte.

“Fueron siete meses de crecimiento espiritual, de paz y de comprender muchas cosas, sale Juan más fuerte, sale un Juan Zepeda recargado espiritualmente y con mucha fe en el futuro”.

Y recalcó que su libertad obedeció a que ganó el amparo contra el auto de formal prisión y no por el desinterés jurídico que Ninel expuso en un comunicado de prensa.

“Yo estoy con una libertad por falta de elementos, lo que significa que yo jamás debí de haber estado en prisión, después de siete meses me dicen que no hay elementos para juzgarme”, aseguró.

Zepeda fue claro con su postura ante Ninel Conde. “La verdad no hay comentarios al respecto, ella tendrá sus motivos, yo sólo le digo que Dios la bendiga y lo único que me importa en este momento es ver para adelante, ver para disfrutar mi libertad, y trabajar, ya fueron siete meses de flojo”.

Desmintió la versión que ventiló El bombón asesino sobre supuestos mensajes intimidatorios enviados por Zepeda a Giovanni Medina, pareja de Ninel.

“Quiero ser muy claro enfrente de todos, que todos los presos tienen derecho a hablar por teléfono, hay teléfonos públicos, en todo el reclusorio hay sus horarios, las autoridades penitenciarias mexicanas llevaron mi proceso con toda seriedad, y hablaba por teléfono como todo mundo. Yo nunca supe de eso, yo jamás. ¿Cómo puedo mandar mensajes?, son teléfonos de Telmex de tarjetita y todos los hemos usado alguna vez verdad”, aseguró.

Descartó por el momento vaya a tomar algún tipo de acción legal contra su exesposa.

“Pues ahorita no estoy pensando en eso, ahorita estoy pensando en que tengo mucha hambre, quiero estar con mis hijos, que quiero acostarme en una cama rica”.