Manifestando su negativa a pagar una fuerte suma de dinero por su agresión física, el actor mexicano explicó en entrevista para Telemundo:

«Desde que sucedió el incidente él me demandó. Yo creo que se ha salido de proporción todo esto porque no hay una cachetada que cueste 200 mil dólares (casi 4 millones de pesos), no existe, entonces yo creo que están exagerando las cosas”.

Posteriormente, el artista admitió su culpa por la reacción que tuvo, pero subrayó: «no desjustifico el que me sentí atacado, sentí atacada, burlada a mi familia y él siente que tiene derecho a pedir no sé cuánto y yo siento que tengo derecho a no dárselo”.

Al ser cuestionado sobre si se considera una persona violenta, Eduardo explicó: «no, claro que no, yo soy un chavo super ecuánime, pero claro que la corte exigió una serie de visitas al psicólogo y todo el rollo, y yo las cumplí estando aquí en México. Yo he seguido todo el procedimiento que me han pedido, pero yo no creo que tenga un problema”.

Hasta este momento se desconoce una fecha tentativa para que finalice este proceso legal, sin embargo, el actor ha preferido enfocarse en su carrera profesional.