Uno de los hombres más poderosos del mundo, tiene su lado débil y sus preocupaciones como cualquier otro ser humana, Barack Obama declaró para una revista de entretenimiento en Estados Unidos lo complicado que es ser padre, pues ver crecer a sus hijas ha sido un duelo para él.

Y aunque admite que Malia de 17 años y Sasha de 14 años son un par de chicas increíbles y muy divertidas, parece que todavía no está listo para verlas convertirse en mujeres y que reciban la atención de los jóvenes.

“Tienen algunos momentos de adolescentes…pero creo que lo que afecta más es que ya no tienen tiempo para ti. No es que te desprecien activamente. Es sólo que sus calendarios se están llenando y tienen estos amigos que son mucho más interesantes”, dijo nostálgico.

Asimismo, prosiguió con recuerdos de sus hijas, “La edad de oro es cuando tienen 6, 7 y 12, cuando son tus amigas y quieren pasar tiempo contigo. Después de eso te aman, pero no tienen mucho tiempo para ti”, expuso el Presidente.

Por último, confesó que el proceso de crecimiento y separación con sus hijas ha sido difícil, pero destacó que es un padre orgulloso, “Nada es mejor que ver a tus hijos convertirse en alguien más divertido y genial de lo que tú eres, de repente los oyes decir algo o hacer una broma o comentar algo y te das cuenta, ‘Wow, yo pienso eso’”, puntualizó.