Israel Jaitovich provocó una crisis en la producción de Parodiando debido a sus firmes intenciones de retirarse del concurso pero finalmente fue convencido para continuar en la emisión, aunque la última palabra será tomada este jueves con la presencia o ausencia del actor en las grabaciones del programa que se trasmitirá el próximo domingo.

“Jaitovich estaba totalmente decidido a irse, en la grabación del jueves se molestó mucho. De por sí está muy cansado por los ataques por parte de Facundo y lo ocurrido el jueves fue como la gota que derramó el vaso. Rubén y Santiago Galindo, productores del programa, estaban preocupados por la salida de Israel, pues aunque la televisión suele ser muy cambiante, él es una de las figuras fuertes de este programa”, señaló una fuente cercana a la producción de los Galindo.

En la grabación del jueves 29, el equípo de Jaitovich fue castigado por la producción tras ser sorprendidos con una estrategia tramposa en medio de una mecánica para elegir al azar a dos nuevos integrantes para su equipo. Jaitovich eligió la bóveda en la que se encontraba Jaime Varela, imitador de Juan Gabriel y una de las figuras más asediadas por los equipos. Sin embargo, ante la presencia de un interventor de la Secretaría de Gobernación, se descubrió que Jaitovich había sido informado por sus participantes Karla Delfín y Jocelyn Borras sobre la ubicación de Varela.

Según diversas versiones, las cámaras se encontraban aún encendidas cuando Jaitovich montó en cólera y amenazó con abandonar el programa, pues estaba en total desacuerdo con que su equipo fuera castigado. Sin embargo, en el programa trasmitido el pasado domingo se omitió el enojo del también piloto de carreras y el caos posterior.

Nuestra fuente informa que las negociaciones entre el comediante y los productores iniciaron desde el viernes y se prolongaron hasta inicios de la semana. Al final, Israel aceptó permanecer en la emisión con el fin de apoyar a sus concursantes.

Tanto el comediante como la producción han optado por el silencio, lo que se ha convertido en un arma de doble filo: por un lado las especulaciones siguen creciendo junto al interés de seguir la emisión del próximo domingo para despejar las dudas sobre la permanencia del también escritor. Por otro lado, la imagen de este último se exhibe en forma poco propositiva.