Tras la muerte de Mario Moreno Ivanova, hijo de Cantinflas, sus cuatro hi­jos: Valentina, Mario More­no del Moral, Marissa y Gabriel Moreno Bernart serían los here­deros de la marca Cantinflas.

Los artículos que se venden a través de la página de internet Mundo Cantinflas, van desde re­lojes, calzado, playeras, video­juegos, DVD de dibujos anima­dos, caricaturas, rompecabezas, joyería y otros artículos.

“Sigo al frente de la empresa y todos los papeles están en or­den. Mario dejó testamento y lo que diga ahí, eso es lo que haré”, señaló su viuda, Tita.

Sus dos hijos, Marissa y Ga­briel Moreno Bernart, sí están dispuestos a reclamar lo que les correspon­de, así lo Sandra Bernart, segunda esposa de Iva­nova.

“Mis hijos tienen to­do el derecho de reci­bir lo que les corres­ponda. No tengo idea qué era lo que tenía el señor, pero de las mar­cas algo les correspon­derá y claro que lo van a exigir. Tienen dere­cho al igual que los hi­jos de Abril, pero Marissa deci­dirá cuándo pedirá lo que le co­rresponde”.

Abril del Moral, primera es­posa de Ivanova y madre de Ma­rio y Valentina Moreno del Mo­ral, comentó que a pesar de que sus hijos llevaban más de 20 años distanciados de su padre, acudieron a los servi­cios funerarios.

“Es un tema del que no he­mos hablado, no sé si a mis hijos les interese tener algo de esa he­rencia”, aseguró.

Sin embargo, Tita Marbez, viuda de Ivanova, confía en que se respete la última voluntad de su espo­so. “No tiene por qué haber conflicto entre los hijos, pues hay un testamento y lo puedo abrir mañana mismo si lo quisiera. Marissa es muy allegada a mí, en lo que se refiere a Valentina y Mario, tie­nen mi teléfono y me pueden llamar cuando quieran”.

Tita dijo que conti­núan los planes de lle­var la vida del llamado Mimo de México a la pantalla chica. “La serie está firmada con Televisa”.

El hijo del actor estuvo invo­lucrado en varios pleitos con su primo Eduardo Moreno Lapara­de desde 1993 por los derechos de 39 películas y fue en 2015 cuando las autoridades determi­naron a Laparade ganador.

Intentamos hablar con el pri­mo de Ivanova y se ha negado, sólo fue Eduardo Laparade hi­jo el que accedió. “Esos casos los lleva mi padre, no tiene por qué haber problemas, pues la funda­ción es independiente”.