“Quiero que me recuerden como siempre he sido, un descarado y franco que dice las cosas como son, que no hagan un ídolo falso y que me quieran como soy”.
Estas fueron las palabras que don Vicente Fernández Gómez pronunció el día de ayer durante la conferencia de prensa realizada en la Arena VFG, en su rancho de Guadalajara, donde presentó su nuevo disco titulado Muriendo de amor, en el que incursiona en el género country y la cumbia texana.“Cuando grabo una canción o todo el disco completo, pido una copia y la traigo en la camioneta y lo escucho y escucho, y si no me gusta algo, lo modifico hasta que quede 100 por ciento satisfecho”.

Con más de 50 años de carrera artística y en espera de poder concretar el último concierto de su vida, el de la despedida, el Charro de Huentitán confesó que le cuesta trabajo decir adiós.

“Es muy triste pensar en el retiro, para qué me hago el valiente, cuanto voy y canto en cualquier escenario, me dan ganas de llorar y claro que lloro por todo lo que significa mi público para mí, pero al mismo tiempo que me da tristeza, me entra también mucha alegría, porque no le he fallado a mi pueblo”.

Al referirse al escenario en el que cantará por última vez y que en un principio se pensaba sería el Zócalo de la ciudad de México, el ídolo mexicano informó que lo más probable es que sea en el mes de febrero de 2016 en el Estadio Azteca.

“Pensé que en el Zócalo haría mucho frío, entonces Emilio (Azcárraga) me dio la idea de que esté en el Azteca y para mí sería mejor porque habría un control para que la gente lleve su boleto y no hubiera un desorden, cuido mucho la integridad del público”.

POR SI LAS DUDAS

Aunque Vicente está a unos meses de decir adiós a los grandes escenarios eso no significa que ya no estará activo en la música, pues hasta la fecha continúa trabajando en canciones nuevas que espera llevar a más discos, aunque previendo el deterioro lógico de su voz, desde hace varios años ya tiene grabados y terminados 15 álbumes.

Fernández se conmovió al recordar a su amigo Joan Sebastian, de quien se había distanciado por un problema de trabajo, pero con quien pretendía reunirse a comer días de su muerte.

“No puede ser que una gente que luchó tanto, que sufrió tanto con una enfermedad tan perra, se nos haya ido después de sufrir tanto”.

Al referirse a su actual estado de salud y a las enfermedades que lo han aquejado durante los últimos años Vicente respondió con su acostumbrado sentido del humor:

“He tenido una hernia, enfisema pulmonar, un mini infarto cerebral, bueno tendría que sacar mi lista de enfermedades para contarles”.