MONTERREY.-“No hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla”, dice el conocido refrán y luego de cinco largos años de ausencia en los escenarios en México, Ramón Ayala reapareció en el Auditorio Banamex, de Monterrey, Nuevo León, con dos fechas –llenos totales– que fueron el marco perfecto para celebrar sus 50 años de carrera artística.

Festejar medio siglo de trayectoria no es cualquier cosa y El rey del acordeón echó la casa por la ventana, pues los conciertos estuvieron llenos de sorpresas. Primero, recordó a su entrañable compadre y compañero Cornelio Reyna, con quien se inició en Los Relámpagos del Norte, cantando con el Mariachi Vargas de Tecalitlán varios de sus éxitos como Me caí de la nube, Me sacaron del Tenampa, Me caíste del cielo, Lágrimas de mi barrio y Te vas ángel mío.

Luego tuvo un reencuentro apoteósico con su compadre Eliseo Robles, exprimera voz de Los Bravos del Norte, con quien interpretó los temas Recuérdame y ven a mí, Hay unos ojos, No te vayas sin mí, Que me lleve el diablo y Vete, los cuales grabaron juntos e hicieron éxito en los años 70.

Otra sorpresa fue la participación de Ricky Muñoz, vocalista de Intocable, quien acompañado de Ramón Ayala y sus Bravos del Norte cantó tres temas del catálogo de Los Relámpagos del Norte: Vuelve gaviota, Anhelo y 20 novias. La misma tónica siguió con Emilio Navaira, El rey del rodeo, quien interpretó las canciones La rama de mezquite y Tengo miedo.

Cabe señalar que los conciertos del Rey del acordeón fueron abiertos por su hijo Ramón Ayala Jr., quien también reapareció en los escenarios mexicanos.

AÑORABA MÉXICO

Portando un saco rojo, un acordeón tricolor con su nombre y la palabra México, y casi al borde del llanto por tantas emociones encontradas, Ramón Ayala dijo: “No tengo palabras para agradecerle al público mexicano todo el cariñó que me han dado a lo largo de medio siglo de trayectoria; ya se las debía y no saben cuántas ganas tenía de regresar a mi tierra (Nuevo León) y mi patria”.

Luego anunció que este fue el preámbulo de su regreso a los escenarios mexicanos, por lo que ya tiene programadas presentaciones en Guadalajara, Tijuana y, posiblemente, también celebre sus 50 años de carrera con un magno concierto en el Zócalo de la ciudad de México.

Le rinden homenaje con exposición

Cabe señalar que en el lobby del Auditorio Banamex de Monterrey, se montó la exposición Una mirada en el tiempo, en homenaje a Ramón Ayala, con fotografías, vestuario, acordeones, premios, videos y hasta un cajón de madera de su infancia, cuando era bolero antes de dedicarse de lleno a la música.