El entusiasmo y la alegría que exudan estos días Shakira y Gerard Piqué a cuenta de los exitosos conciertos que la primera ha venido ofreciendo en Alemania -primer país de su esperada gira mundial- se han visto empañados este miércoles con la noticia de que, aprovechando la ausencia de ambos, unos ladrones han irrumpido en su residencia barcelonesa para sustraer relojes y joyas de gran valor.

Como informa la Cadena Ser, los padres del futbolista catalán, quien viajó ayer martes a Colonia con sus hijos para sorprender a la artista horas antes del inicio de su recital, fueron los que llamaron a la policía tras percatarse de la actividad inusual que se estaba produciendo en la vivienda -la cual no presenta daños materiales de ningún tipo- tras ser alertados por unos vecinos.

Fuentes policiales han revelado al canal de televisión La Sexta que los asaltantes podrían haberse beneficiado también de la tormenta que asoló anoche la localidad barcelonesa de Esplugues de Llobregat, donde se encuentra el inmueble, para pasar desapercibidos mientras se hacían con el botín en el interior de la casa, la cual estaba, de acuerdo con las mismas fuentes, “demasiado ordenada, como si [los ladrones] supieran perfectamente lo que buscaban”.
Por el momento, Shakira y Piqué prefieren no pronunciarse públicamente sobre un contratiempo que, afortunadamente, no ha comprometido en ningún momento ni su seguridad personal ni la de sus pequeños, Milan y Sasha. De hecho, hace solo unas horas la estrella del pop recurría a las redes sociales únicamente para dar las gracias a sus fans de la ciudad germana por el cariñoso recibimiento que le habían brindado.

“¡Anoche veía las caras de todos y cada uno de ustedes desde el escenario! ¡Y no se me olvidan!”,ha escrito en Instagram junto a una foto que la retrata en medio de su espectáculo de ayer martes en el Laxanss Arena.