Guadalajara, Jal.-  Que las reglas cambiarían en Big Brother no era un juego. En la tercera noche de expulsión y cuarta nominación, Adela Micha reveló que los próximos habitantes en abandonar el concurso no saldrían de la llamada «casa más famosa de México» de la manera tradicional, pues en esta ocasión el decir adiós solo sería momentáneo.

La «Big sister» explicó a los inquilinos que serían dos los expulsados, pero sin revelarles que en realidad éstos no abandonarían de todo la casa, pues serían trasladados al «cuarto oculto» para experimentar una nueva forma de vivir Big Brother espiando a sus compañeros durante dos días para después retornar a la casa con ventajas y conocer cada uno de los conflictos que hay entre ellos.

El primer «expulsado falso» resultó ser «Rudo», que tras comunicarse por última vez con sus compañeros, fue trasladado al «cuarto oculto». Adela expresó ante las cámaras que los inquilinos «No saben lo que va a pasar. Se van pero no se van de Big Brother. En Big Brother nada es lo que parece», y así le anunció a Shira que ella era la segunda «expulsada».

«Los dos desde afuera seguirán siendo parte muy importante de la casa más famosa de México», dijo Adela al anunciar que Rudo y Shira se encontrarían en el cuarto oculto para descubrir que ahora fungirían como espías.

«Ustedes que fueron expulsados, fueron los favoritos del público. Los salvó el público. Ellos no saben que esto es una mentira, una falsa expulsión. A partir de este momento tendrá muchos privilegios (…) lo más importante es un privilegio muy especial, el más grande que haya tenido cualquier habitante, podrán ver y escuchar absolutamente todo lo que pasa dentro de la casa. Ahora se convierten en este ojo que todo lo ve».

¿Quién es el culpable?

Por incumplir una de las principales reglas de Big Brother, Paito fue sancionado por abrir la puerta principal de la casa, por lo que se determinó que el castigo sería ser nominado directamente sin la posibilidad de ser salvado ni poder nominar a sus compañeros.

Siguiendo con las nominaciones de los demás inquilinos, Adela Micha explicó que en esta ocasión los participantes tendrían seis puntos para repartir entre tres compañeros, aunque dentro del confesionario los concursantes descubrieron que ellos no tendrían la posibilidad de elegir a sus sentenciados ya que al azar tendrían que seleccionar tres cartas y descubrir sorpresivamente a sus nominados y los puntos que repartirían a cada uno, incluso, con la posibilidad de autonominarse.

De esta forma es como los primeros nominados de la noche fueron anunciados: Paito, Lili, Danielle y Cristopher, sin embargo, la «Big Sister» reveló que la carta de salvación para uno de ellos estaba en un reto.

Reunidos en el patio, Big Brother explicó a los inquilinos que tendrían que reventar globos para encontrar el logotipo de Big Brother y llevarlo a una mesa, siendo quien lo consiguiera primero obtener la posibilidad de salvarse de la nominación o salvar a uno de los nominados.

Cristopher logró ser el primero en encontrar y llevar el logotipo, decidiendo usar la carta de salvación para libarse de la nominación, por lo que Adela explicó que Sargento era el nuevo nominado al ser el siguiente en la lista con mayor puntaje.