A pesar de que la supuesta amiga de Juan Gabriel, Silvia Urquidi, asegura que Juanga le encargó sus casas y que llevaban una buena relación, un verdadero amigo del cantante, Diego Velasco, compartió en exclusiva para BASTA!, con documento en mano, que la señora nunca le quiso regresar sus 36 propiedades al Divo.
“Tengo correos en donde Alberto me comentaba que eran como 36 casas y que Silvia Urquidi no se las regresaba. Juan Gabriel me dijo a mí, ‘esas casas son mías, yo puse el dinero’. Cuando Alberto salió del problema de Hacienda, puso las casas a nombre de él o de sus hijos. Alberto buscaba a esa señora, pero ella ponía mil trabas para no verlo. A través de Isela Vega, Jorge Salinas y muchos artistas, iban a buscar a Silvia, pero ésta se les escondía. Jesús Salas la fue a buscar, pero ésta siempre buscaba pretextos para no aparecer en las citas. El licenciado de Alberto también la citó, pero no se presentaba. Él me decía, ‘no sé cómo hacerle, no puedo salir a pelearme con ella, soy Juan Gabriel, no soy licenciado, soy cantante’”.
El amigo de Juanga compartió que el cantante y la señora Urquidi se conocieron cuando colocaron la estatua del Divo en Garibaldi.
“Juan Gabriel y Silvia se conocieron cuando colocaron la estatua de Alberto en Garibaldi, en ese tiempo ella era secretaria por parte del PRI, se hicieron grandes amigos y negociaron para que ella fuera prestanombres con sus casas. Alberto tenía muchos problemas con Hacienda y por eso le pidió a Silvia que prestara su nombre, ella prestó su nombre, pero con el dinero de Alberto, es una encajosa que no quiere soltar las casas”, finalizó.