La incidencia de algunos tipos de cáncer pueden llegar a ser el doble en poblaciones con niveles elevados de azúcar en sangre, en personas con obesidad o diabetes, debido a su excesivo consumo, de acuerdo con investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos de España.

De acuerdo con este estudio, cuyos resultados serán publicados en la revista Molecular Cell, el exceso de azúcares aumentan la actividad de una proteína llamada b-catenina, la cual está relacionada estrechamente con la progresión tumoral en cierto tipos de cáncer, como el de páncreas o de colon.

Custodia García Jiménez, uno de los autores principales de la investigación, explica que han encontrado que los mecanismos moleculares por los que los altos niveles de azúcar, pero no niveles normales, aumentan la proliferación celular.

Estos mecanismos, de acuerdo con ecoticias.com, son los mismos en células tumorales de intestino delgado, mama, ovario, páncreas, colon u otros, abriendo, ante estas evidencias, nuevas vías para el desarrollo de estrategias de prevención y terapéuticas, encaminadas a reducir el riesgo de cáncer en la población.

Los azúcares, necesarios en cantidades moderadas, pueden convertirse en veneno si alcanzan niveles elevados en la sangre, explica la especialista. Por lo que los cambios metabólicos promovidos por la dieta impactan directamente sobre nuestro riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer.

“Este hallazgo abre nuevas perspectivas de investigación sobre qué otros componentes de la dieta pueden modular dicho riesgo. La dieta es una de las formas más fáciles y baratas de prevención que puede ahorrar mucho sufrimiento y dinero al Sistema Nacional de Salud», agrega García-Jiménez.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, una dieta saludable se ha convertido en una estrategia fundamental para la prevención de muchas enfermedades: Uno de cada tres tipos de cáncer se puede prevenir modificando la dieta y estilo de vida; de manera particular, aquellos relacionados con el sobrepeso y la obesidad.