El actor estadounidense James Gandolfini, estrella de la serie «The Sopranos», murió a los 51 años, presuntamente por un infarto cardíaco, informó hoy una portavoz de la emisora HBO, según la CNN.
Gandolfini falleció cuando se encontraba de visita en Roma,  indicaron medios de prensa italianos. El estadounidense, de origen italiano, interpretó a Tony Soprano en la popular serie de televisión «The Sopranos», por lo que fue distinguido con tres premios Emmy.
Actores y actrices de Hollywood reaccionaron con consternación por la repentina muerte de Gandolfini.
«Noticia increíblemente triste», escribió el actor Steve Carell en su cuenta en Twitter. Gandolfini era un «hombre bueno».
«James Gandolfini era un hombre atento, gracioso, maravilloso. Tuve mucha suerte de haber trabajado con él», dijo la actriz Olivia Wilde.
«El mundo perdió a uno de sus grandes actores», tuiteó el actor Ewan McGregor, mientras que el senador John McCain señaló: «RIP James Gandolfini, uno de los tipos más agradables que conocí».
Gandolfini nació en septiembre de 1961 en el estado de Nueva  Jersey y comenzó su carrera actoral en Broadway, Nueva York.
Su primer papel importante en el cine lo recibió en 1993 en el policial «True Romance», con guión de Quentin Tarantino. También actuó en «Get Shorty», «12 Angry Men», «The Mexican» y «The Taking of Pelham 123». Más recientemente, Gandolfini participó en las películas «The Incredible Burt Wonderstone» y «Zero Dark Thirty».
La revista «Hollywood Reporter» indicó que el actor tenía previsto asistir el fin de semana al Festival de Cine en Taormina, Sicilia.
Gandolfini se casó en 2008 con la ex modelo Deborah Lin, con quien tuvo una hija en octubre de 2012. Además tenía un hijo, fruto de su matrimonio con Marcy Wudarski.