La película mexicana «La Jaula de Oro», del director Diego Quemada-Díez, ganó el Paoa de Oro del Festival Internacional de Cine de Viña del Mar como mejor largometraje de la competencia latinoamericana. El jurado del Festival distinguió a la película por «llevar al espectador en un viaje cautivante, pleno de sutilezas que permiten compartir la experiencia terrible del desarraigo».

Además destacó «el talento para encontrar y construir personajes conmovedores y auténticos», «la madurez de sus argumentos cinematográficos» y la capacidad de «lograr una respiración y un tono precisos para narrar esta historia que esconde un profundo cuestionamiento del sentido de la vida».