The X Factor no está en su mejor momento, de hecho ha cerrado una de sus peores temporadas en cuanto a audiencia. Los datos hablan por sí solos y se ha tomado la decisión de realizar cambios radicales. Y quien parece que ha pagado los platos rotos ha sido su jurado formado por Paulina Rubio, Demi Lovato y Kelly Rowland.

The X Factor prescindirá de los famosos principalmente por culpa de los audímetros. El productor del espacio, SimonCowell, ha tomado las riendas en el asunto y despedido a las celebridades que no han cumplido con las expectativas.

En el caso de la chica dorada, a pesar de que había resurgido su popularidad en EE.UU, esta no ha sido suficiente y no se contará con su colaboración en una futura cuarta temporada del exitoso formato internacional de concurso de talentos.

The X Factor sabe que el público manda, y según el semanario Star se quieren hacer cambios drásticos entre lo que se encuentra encontrar a nuevas estrellas que arrastren espectadores. Algo que tampoco ha conseguido Demi Lovato, que también ha decepcionado a los responsables del programa. Falta de conexión con el público, escasa energía en las galas y poca complicidad entre ellos, han sido además de los pobres índices de audiencia, los motivos que pesado demasiado y que han causado su baja.