El actor y torero Guillermo Capetillo está muy contento por su reaparición en las telenovelas, aunque ansía practicar su otra pasión: la fiesta brava, misma que a últimas fechas le acarrea críticas e insultos. «Antes que nada estoy esperando concluir mi participación dentro de la telenovela Amores verdaderos para tomarme un breve descanso y lo que anhelo es retomar mi carrera taurina que por cuestiones de trabajo he tenido que dejar a un lado» dijo.
El torero reconoció que la tauromaquia es un tema polémico por naturaleza, pues divide opiniones, ya que una parte de la población representada por activistas ha criticado duramente esta actividad por considerarla cruel y como una muestra de barbarie, y otra quien ama apasionadamente ya que forma parte de la cultura de un país. Capetillo relató que como parte del gremio taurino los insultos y ataques le han tocado constantemente, algunos muy agresivos, pero los ha respondido con mucho respeto, de una manera educada e inteligente.
«He tenido enfrentamientos que, valga la expresión, he tenido que lidiar con astucia porque yo argumento que las personas deben diferenciar mi trabajo actoral con el taurino, es decir, cuando estoy dentro de una plaza con mi traje de luces se puede apreciar o criticar mi trabajo, pero cuando estoy en un foro de grabación ante una cámara se puede hacer lo mismo, pero no mezclar y finalmente en la calle soy un ciudadano», argumentó.
Según él las corridas de toros se llevan a cabo siempre apegadas al marco legal y esto no les ha impedido hasta el momento seguir realizando la fiesta brava, a pesar de la polémica que siempre genera. «El respeto y hablar con conocimiento de causa es como respondemos a las agresiones, pero también es importante que no con esto queremos convencer a nadie porque cada quien es libre de pensar y hacer lo que mejor le convenga», finalizó.