La emoción con la que la intérprete Jennifer Lawrence subió al escenario para recoger el Oscar a la mejor actriz en 2012, pronto se convirtió en una auténtica pesadilla al recibir una caja con 200 grillos a modo de regalo por parte del también actor Jeffrey Wright.

«Justo después de que Jennifer ganara el Oscar le envié un regalo, concretamente una caja de Tiffany (prestigiosa joyería) con aproximadamente 200 grillos en su interior», confesó entre risas Wright a la agencia BANG Showbiz durante la presentación de Los juegos del hambre: en llamas en Londres.

Sin embargo, Wright también fue víctima de su propia broma, ya que el intérprete se vio obligado a dormir rodeado de los citados insectos después de que un buen número de ellos se escaparan mientras preparaba su «original» regalo.

«De lo que no me di cuenta es de que cuando intentas meter 200 grillos en una caja, muchos terminan esparciéndose por tu habitación. Se colaron debajo de la cama y hasta detrás del armario. ¡Fui incapaz de dormir en toda la noche!», reveló.

Pese al cuestionable gusto de la broma, su amistad no sufrió ningún contratiempo y ambos siguen manteniendo un estrecho lazo tanto delante como detrás de las cámaras, tal como se pudo comprobar en el set de rodaje de la esperada secuela de Los juegos del hambre.