Katy Perry es una de las cantantes pop más famosas de la actualidad, pero no lo suficiente para una compañía de productos para el cuidado del cabello.
De acuerdo con TMZ, la cantante estadounidense no resultó una buena imagen de ventas para una compañía británica que la contrató para promover sus productos durante dos años, a partir de 2011, por 4.5 millones de dólares.
Sin embargo, la misma empresa considera que Perry ya no es tan popular como solía serlo y decidieron no renovar el contrato, sobre todo porque los europeos ya no están tan interesados en ella.
El problema es que según el agente de Perry, existía un acuerdo verbal para extender el contrato, algo que la compañía niega.