¿Adicto al café, el te o cualquier otra fuente de cafeína? No te preocupes, aunque tiene fama de ser un producto negativo para la salud, la verdad es que también puede beneficiarte en otros aspectos. Un estudio reciente ha demostrado que estimula el sistema nervioso central, por lo que resulta muy útil para mejorar nuestra memoria.

Las investigaciones demuestran que el efecto de la cafeína sobre la memoria hace que mejoren ciertos recuerdos, al menos hasta 24 horas después de su consumo. Es decir, ayuda a evitar que nos olvidemos de ciertas cosas.

Los investigadores han demostrado que las personas que toman cafeína de manera regular demuestran un mayor nivel de retención de la memoria, y que esta sustancia puede tener incluso efectos protectores del deterioro cognitivo, como ocurre en el caso del alzhéimer. Asimismo, también está asociada con una longevidad saludable.

Hay que reseñar que estos resultados son especialmente importantes, sobretodo si se tiene en cuenta que la cafeína es una de las sustancias más consumidas en todo el mundo, ya sea en café, té o bebidas de cola. Según la Agencia Norteamericana del Medicamento, el 90% de las personas en el mundo consumen cafeína de una forma u otra. Un adulto medio tiene un consumo de unos 200 miligramos, la misma cantidad utilizada en este análisis, o alrededor de una taza de café fuerte o dos pequeñas tazas de café al día.