La actriz y cantante Selena Gomez admite que visitar casas embrujadas en cualquier parte del mundo es una de sus aficiones favoritas, aunque sigue guardándole respeto a estos lugares, sobre todo desde que vivió una experiencia aterradora en un hospital abandonado.

«Me gusta pasar miedo y entrar en casas siniestras. Aunque una vez fui a un hospital abandonado y fue una experiencia escalofriante. Tendríamos que haber ido con chicos porque todas éramos chicas, una decisión absurda ahora que lo pienso. Estuvimos en una habitación en silencio durante poco más de un minuto y escuchamos cosas; no sé si alguien estaba gastándonos una broma pero las historias que nos contaron sobre el hospital me pusieron los pelos de punta», comentó la intérprete a la emisora de radio británica KISS FM.