Un reciente estudio científico ha demostrado que las uvas rojas y los arándanos tienen en su fórmula compuestos específicos, que tienen un gran efecto estimulador del sistema inmune innato de las personas. Ambos compuestos son del tipo de los estilbenoides y actúan de manera positiva sobre nuestro organismo.

Ambos compuestos trabajan junto lavitamina D para aumentar uno de los péptidos humanos que colaboran en mayor medida en la función inmune del cuerpo. De todos modos, también tienen otros efectos beneficiosos para el cuerpo, que merecen la pena ser tomados en consideración.

El revestrerol (que forma parte de la uva roja) tiene efectos sobre problemas tan diferentes como la mejora de la salud cardiovascular, o la lucha contra el cáncer y la reducción de la inflamación. Además, merece la pena destacar la importancia del gen CAMP, sobre el que inciden estos compuestos, y que se ha demostrado que juega un gran papel en la defensa del cuerpo y su capacidad para combatir las infecciones bacterianas. Este campo es clave estudiarlo, porque cada vez más se está demostrando que muchos antibióticos pierden su efectividad con el paso del tiempo.

Los estilbenoides son producidos por las plantas para combatir las infecciones y en la biología humana demuestran tener efecto a la hora de ‘ampliar’ el efecto de la vitamina D en el cuerpo. De hecho, la combinación de estos compuestos con la vitamina D tiene un impacto considerablemente más biológico que cualquiera de ellos por separado.