Si creías que los jugos de frutas envasados no eran tan dañinos como los refrescos tradicionales, te equivocas. Un estudio de la Universidad de Glasgow, en Escocia, y publicado en la revista The Lancet, concluyó que pueden ser equiparados con cualquier refresco.

La culpa es del azúcar

De acuerdo con la investigación, los jugos de frutas envasados son prácticamente iguales a los refrescos o bebidas carbonatadas debido a su alto contenido en azúcar. Por tal motivo, los científicos recomiendan limitar su ingesta al igual que el resto de los alimentos poco saludables.

El experimento

Los científicos realizaron un experimento en el que pidieron a los participantes beber medio litro de jugo de uva todos los días durante 3 meses. Después de este periodo de tiempo, los voluntarios comenzaron a tener un importante aumento en la grasa abdominal y una creciente resistencia a la insulina.

La recomendación es limitar estas bebidas

Tras estas conclusiones, los investigadores enviaron una recomendación a diversas empresas que elaboran estos productos, para que informen de forma exhaustiva sobre los componentes reales que tienen los jugos de frutas: azúcar, carbohidratos, calorías.

Además, aconsejan a los consumidores a no tomar más de 150 ml al día de jugo envasado. La razón: el jugo contiene mucho más azúcar que la fruta, además de que, al ser envasado, pierde todas las cualidades de la fruta fresca.

«Se cree que los jugos o licuados envasados son alternativas saludables a los refrescos y otras bebidas con azúcar. Sin embargo, tienen las mismas consecuencias», aseguró Jason Gill, profesor del Instituto de Ciencias Médicas y Cardiovasculares de la Universidad de Glasglow.

¿Y qué hay de los jugos naturales?

Aunque los jugos naturales conservan propiedades y nutrientes que tiene la fruta fresca, es evidente que poseen mucha más azúcar que una pieza de fruta. Lo ideal es que, si se te antoja la naranja, mejor comas una en gajos, así limitas el azúcar y aprovechas también las bondades que tiene la fibra de dicha fruta?