El tiempo que pasan frente al televisor puede ser aún peor para los chicos de lo que pensaban los pediatras. De acuerdo con los últimos datos disponibles, el tiempo excesivo frente a la pantalla eleva la presión arterial de los pequeños, incluso si no tienen sobrepeso.

En un estudio llevado a cabo con 111 chicas y chicos, la presión arterial sistólica (la presión máxima en las arterias) era de seis a siete puntos más alta en los chicos que veían tres o más horas de televisión por día que en los que pasaban frente al aparato sólo unos 10 minutos diarios. Eso basta para afectar la salud a largo plazo, dice el investigador Joe Eisenmann, de la Universidad Estatal de Michigan.

“En beneficio de la salud cardíaca de sus hijos —dice Eisenmann— limite a dos horas el tiempo que pasen frente a la pantalla todos los días, y procure que dediquen una hora a alguna actividad que haga trabajar su corazón.”