El tema de «Inyección letal», interpretado por Los Tigres del Norte, fue escrito por la historia de Édgar Tamayo Arias, con la que le rinden un homenaje.

El mexicano que fue sentenciado a muerte por supuestamente asesinar a un policía en Estados Unidos, relató su historia a Teodoro Bello, uno de los compositores de la agrupación, para que le compusiera un corrido.

La canción está incluida en el disco «La granja», el cual se grabó en 2009 y en su momento sonó con gran éxito. «Los canijos gringos me tienen cautivo, siendo inocente, sin tener delito a mí me aplicaron la pena de muerte. Todo el mundo sabe que a veces exceden su infame injusticia y a su paso matan a gente inocente, hay muchos racistas», dice una de las estrofas del corrido de Los Tigres del Norte.

«El procurador del estado de Morelos, en ese entonces me llamó, es mi amigo y me conoce, él me dio la carta que Édgar había mandado y me contó la historia del muchacho», dijo Teodoro Bello. Cuenta que además llegó otra carta a la Sociedad de Autores y Compositores de México y ahí junto con Alfredo Garfías, otro escritor, decidieron hacer el corrido.

SUPO DEL CORRIDO

«Yo omití el nombre del muchacho porque es una cosa muy lamentable el acontecimiento y además quise hacer una canción que siempre estuviera vigente, porque lamentablemente en Estados Unidos siempre hay alguna persona sentenciada a muerte», comentó Bello.

«Inyección Letal» también dice: «Un montón de rejas impiden mi paso para regresar. Ya salió en la prensa que en muy poco tiempo me van a matar, donde esté mi gente yo quiero que escuche, que ponga atención, que a veces los gringos aplican sus leyes sin haber razón».

La primera vez que Édgar, desde la prisión de Houston, escuchó el tema no imaginó que esa fuera la canción que años atrás había pedido le hicieran, cuando lo supo pidió a sus familiares hablaran a la estación La raza de Houston (que era la que podía sintonizar desde la cárcel) y la pidieran para poder escucharla.