El agua de por sí es súper saludable y no por nada los expertos y doctores nos obligan a tomar 2 litros al día pero, si después de varios años ya te fastidió su falta de sabor, te ofrecemos una gran solución: agregarle limón. Te damos varios argumentos por los cuales deberías empezar a hacerlo ¡ya!

Aclara la piel: No es broma, el jugo de limón desvanece manchas y mantiene tu piel más clara de lo que crees. El agua de por sí ayuda a desintoxicar tu cuerpo pero si le agregas la vitamina C del limón, eliminará con mayor potencia las toxinas y disminuirá las imperfecciones, marcas y arrugas de la piel.

Equilibra tu ph: El limón siendo una fruta ácida equilibrará tu cuerpo evitando así varias enfermedades como el resfriado común.

Pérdida de peso: Te ayuda a bajar kilos pues le da un pequeño empujón a tu metabolismo lo cual provoca que actúe de manera más rápida y eficaz. Además de ayuda a combatir el hambre.

Resaca: Sálvate el viaje de ir al supermercado y prepárate un agua de limón caliente para luchar contra la resaca ya que ayuda a calmar al estómago después de lo irritado que probablemente estará al ser bombardeado por bebidas alcohólicas. Una caliente agua de limón actuará como antiséptico y desintoxicará tu cuerpo de todo ese alcohol.

Refresca tu aliento: Después de comer, fumar o beber, puedes servirte un vaso de agua de limón que te dejará un aliento fresco.

Apoya a tu cerebro y sistema nervioso: Otro de los efectos impresionantes que tiene la bebida es que contiene mucho potasio el cual ayuda a las personas deprimidas, ansiosas y olvidadizas. Además, como habíamos mencionado, contiene mucha vitamina C la cual ayuda a desestresarte.

¿Problemas respiratorios?: Resuélvelos con el agua de limón pues contiene propiedades que eliminan las bacterias y te ayudan a deshacerte de las infecciones del pecho. También combatirá a las alergias pues mantiene tu cuerpo balanceado.