Adelgazar casi 20 kilos se ha convertido en la mayor pesadilla del actor quien asegura que cuenta los días que le faltan para volver a comer una hamburguesa. El motivo que le ha obligado a perder tanto peso ha sido su nuevo papel en ‘The Dallas Buyer’s Club’, donde el actor da vida a un enfermo de sida.

«En general, he perdido un 35% de energía, pero ahí me paré, no he seguido perdiendo más. Llegar a pesar 77 kilos fue muy duro, pero una vez llegas ahí, los siguientes son más fáciles de perder», admitió el actor, por otro lado en una entrevista con CNN el actor mencionó en tono de broma que para perder peso rápidamente «ve a México y bebe el agua».