Sabrina Sabrök confesó que aunque el público en general la considera una mujer depravada por su aspecto físico y las canciones punk que canta, ella es todo lo contrario, aunque se considera como una persona con problemas de trastorno bipolar.
«Piensan que soy la mujer más depravada del mundo, tengo esa etiqueta, entonces imagínate que después se llevan una sorpresa muy grande, aunque prefiero que lo crean así, porque a mí me da más fama. Soy como bipolar, de repente puedo ser muy tranquila y de repente puedo ser la más loca del mundo, como que yo voy nivelando eso» detalló. La cantante explicó que esa personalidad es sólo en el aspecto profesional, ya que en su vida privada maneja un carácter contrario a lo que la gente ve en la televisión o en los escenarios junto a su banda.
«En lo personal soy medio aburrida, no es como la gente piensa todo el tiempo, hay cosas que de repente se dicen pero que nada que ver, hasta yo me río, sobre todo por cómo me ven, gente que ni siquiera me conoce y ya se piensan que me ven a mí, no sé qué pasa por mi cabeza ni qué piensan», comentó. Sin embargo, Sabrina aseguró que su imagen no sólo le ha traído problemas, sino también le ha dejado muchas satisfacciones, pues reconoció que muchos hombres han tratado de conquistarla a base de costosos regalos.
«Me río mucho porque después de los shows nos han ofrecido muchas cosas, desde drogas, propuestas indecorosas muy jodidas que ni siquiera las puedo repetir, y me río, no me queda otra que reírme. Propuestas de todo tipo, porque imagínate teniendo un programa de sexo como el que tenía, mi imagen, más todo lo que soy de libre, entonces la gente piensa de una forma de mí», afirmó.
Pese a ello, Sabrina descartó que esté interesada en consumir cualquier tipo de estupefaciente de los que le ofrecen, pues dijo estar consciente que las drogas sólo afectarían su desempeño en el trabajo y la harían ver mal. «Es muy divertido por eso mismo, porque los shocks que te dan a veces, que te escriben cosas a veces después de un show. Digo, yo no me drogo, no tomo alcohol, tomo agua natural, como sano y por eso me mantengo bien, porque si fuera una drogadicta estaría toda arrugada y jodida», concluyó.