Ninel Conde vuelve a ser demandada, ahora por dos bailarinas que interpusieron una demanda por despido injustificado, exigiendo salarios caídos, vacaciones, aguinaldo, vacaciones y descansos obligatorios.

La demanda fue interpuesta por Blanca Elizabeth Landeros Campos y Lindsay Colleen Conklin ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje. Esta demanda se une a la de dos empleados de seguridad que también habían demandado a Ninel, y se asegura que otros empleados de su casa también querían demandar al Bombón Asesino, pero dicha demanda no procedería, ya que fueron personas contratadas por Juan Zepeda, no por ella.

Las bailarinas, además de exigir que se les indemnice económicamente porque fueron retiradas, quieren ser reinstaladas en el cuerpo de bailarines de Ninel.