Aunque ya se ha acostumbrado al frenético ritmo de vida que le marca su apretada agenda laboral, al cantante Enrique Iglesias le encantaría encontrar un pequeño hueco en su día a día para dedicarse exclusivamente a cultivar sus aficiones.

«Cuando tengo días o ratos libres, siempre intento practicar deportes acuáticos o disfrutar de un paseo con mis perros. Aunque la realidad es que tengo un calendario repleto de trabajo. Por suerte, con el paso del tiempo el cuerpo se va amoldando a todo y al final uno consigue vencer el cansancio. Es verdad que duermo poco pero, como los vampiros, me viene mejor dormir durante el día», confesó el intérprete español a la edición digital de la revista Cosmopolitan.

Además de seguir a rajatabla las obligaciones que le marca su calendario, Enrique Iglesias también procura mantenerse fiel a la saludable dieta alimenticia que ha ido incorporando a su vida cotidiana a lo largo de los años.

«Trato de cuidarme y de comer siempre sano. Es algo en lo que he cambiado bastante, porque cuando tenía 18 años podía comer sólo una hamburguesa en todo el día, y ahora no puedo hacer lo mismo. Aunque el estrés también me ayuda a estar delgado», admitió el artista en tono jocoso.