El sonambulismo es una alteración del sueño que consiste en hacer cosas mientras se está dormido, hasta el punto de hablar o salir a la calle. Es un trastorno más habitual en niñosque en adultos, aunque hay que tener en cuenta que se da en grados muy diferentes.

El sonambulismo suele producirse durante las fases 3 o 4 del sueño, cuando se duerme profundamente en las primeras horas de la noche. El síntoma más evidente de este problema es que el niño camina dormido por la casa, pero también puede quedarse sentado en la cama, a veces con los ojos abiertos, salir de la casa, hablar, vestirse o desvestirse… Lo más habitual es que al día siguiente no se acuerde de lo que ha hecho durante la noche.

El sonambulismo no tiene consecuencias, más que el riesgo de sufrir algún accidente cuando se anda dormido. Lo más habitual es que ocurran como mucho una vez al mes. Entre las causas del sonambulismo se manejan el estrés, falta de sueño, cansancio excesivo o fiebre. También se cree que podría haber una causa genética.

El sonambulismo no tiene tratamiento específico, y va disminuyendo con la edad. Se pueden prescribir fármacos tranquilizantes durante un tiempo y tener en cuenta algunos consejos para controlar el sueño, como evitar el estrés, el cansancio excesivo o la falta de sueño. También es conveniente que la casa sea lo más segura posible para prevenir accidentes en el pequeño. Finalmente, hay que tener en cuenta que, al contrario de lo que mucha gente piensa, sí que se puede despertar a una persona sonámbula.