Un nuevo estudio de la Universidad de Umea, en Suecia, reveló que además de por estética y salud, la pérdida de peso puede mejorar la memoria y aumentar la capacidad del cerebro.

Un grupo de investigadores suecos descubrió que las mujeres de avanzada edad y con sobrepeso obtuvieron mejores resultados en pruebas de memoria después de haber perdido peso.

Los resultados de la investigación fueron presentados en la 95 Reunión Anual de la Sociedad Endócrina, llevada a cabo hace unos días en San Francisco.

Con anterioridad, estudios demostraron que las personas obesas tienen peor memoria episódica -capacidad de recordar acontecimientos autobiográficos-, pero los nuevos hallazgos sugieren que esto puede ser reversible, según los científicos.

Andreas Pettersson, doctor y PhD de la Universidad de Umea, seleccionó para el experimento a 20 mujeres con sobrepeso, con una edad media de 61 años, y las sometió a una rigurosa dieta durante seis meses.

Les hizo pruebas que consistían en memorizar una serie de nombres y rostros, y luego recordar con qué letra iniciaban. El desempeño de las mujeres mejoró después de haber perdido peso, mientras que las tomas cerebrales mostraron también que la eficiencia en el almacenamiento y la recuperación de recuerdos había mejorado.

«La alterada actividad cerebral luego de perder peso sugiere que el cerebro se vuelve más activo mientras almacena nuevas memorias, por lo que necesita menos recursos para recolectar dicha información», dijo Pettersson.