Desde que diera vida al popular vampiro Edward Cullen en la saga «Crepúsculo», el actor Robert Pattinson no ha dejado de ganar popularidad, lo que no parece gustarle, ya que no le permite llevar una vida corriente.

«Robert no soporta la fama. De hecho, tanto él como Kristen Stewart (su ex pareja), siempre se estaban quejando precisamente del precio que tenían que pagar por el hecho de ser famosos. Hoy en día su opinión no ha cambiado», reveló un confidente al portal RadarOnline.com.

Quizás este deseo de dejar de ser objetivo de la atención pública es lo que le ha llevado a plantearse explorar nuevos roles en la industria.

«Robert está pensando en dejar de actuar en un futuro para dedicarse a otro tipo de tareas. Está considerando ir a una escuela de teatro para aprender cómo funcionan las cosas detrás de las cámaras. Además, últimamente ha estado hablando con muchos cineastas independientes y lo último que quiere es participar en otra superproducción. Le encantaría dirigir su propia película algún día», apuntó el mismo informante.