Las semillas de girasol además de nutritivas, son excelentes aliadas para bajar de peso y no padecer hambre entre comidas.

Estas semillas constituyen una alternativa importante para remplazar las calorías que tienen ciertos alimentos, así lo confirma una investigación hecha por la National Sunflower Association.

Descubre en qué consiste esta dieta con semillas de girasol e inclúyela en tu alimentación.

Aliadas para tu figura

  1. Ayudan a reducir el colesterol LDL o malo. Esto se debe a que posee un alto porcentaje de aceites insaturados, que ayudan a movilizar tejido graso acumulado.
  2. Por su contenido en antioxidantes, las semillas de girasol mejoran el metabolismo celular y de todo el organismo.
  3. Son excelentes para combatir el estreñimiento porque contienen una gran cantidad de fibra dietética.
  4. Sacían. Contienen 2.50 grs de fibra soluble y 3.80 grs de fibra insoluble sólo no olvides tomar agua para potenciar el efecto.
  5. Depuran. Ayudan a mejorar la motilidad intestinal
  6. Se pueden combinar e incorporar en una dieta hipocalórica, la cual está compuesta por un gran porcentaje de alimentos bajos en calorías como es el caso de frutas y verduras.
  7. Puedes consumir las semillas en el desayuno, merienda o en una colación, reemplazando galletas o pan. De esta forma, estarás incorporando no sólo calorías e hidratos de carbono, sino también nutrientes que te pueden ayudar a perder peso en forma saludable.
  8. Prepárate un té. Introduce 15 semillas en agua, hiérvelas y bebe esta infusión antes de cada comida.
  9. Cambia tus snacks por 10 semillas de girasol entre cada comida, de esta manera acelerarás el metabolismo y bajarás de peso.
  10. Las semillas son excelentes para estimular en buen funcionamiento del intestino, además de ayudar a liberar las toxinas más fácilmente y evitar la retención de líquidos.

Si buscas perder unos kilos en forma natural, puedes recurrir a la dieta con semillas de girasol gracias a los nutrientes que las componen.