La edad, así como ciertos hábitos, como pasar mucho tiempo frente a un monitor, provocan que nuestra visión de vaya debilitando. A fin de protegerla y retrasar algún daño, te presentamos algunos tips para una buena higiene ocular.

Uno de los factores que podrían perjudicar nuestros ojos es el ambiente. Los rayos UV, la contaminación y el polvo, contribuyen a la aparición de enfermedades, infecciones, cataratas, sequedad de ojo, entre otras afecciones”, advierte Stephanie Voorduin, integrante del Consejo Mexicano de Oftalmología y de la Association for Research in Vision and Ophthalmology.

 Dales el cuidado adecuado

Tu salud ocular depende en cierta medida de una adecuada limpieza. A través de esta rutina es posible remover partículas escondidas entre las pestañas y párpados como desechos, toxinas, membranas bacterianas o ácidos grasos libres, responsables de infecciones y otras alteraciones.

Por ello, la especialista Stephanie Voorduin da las siguientes recomendaciones:

  1. Lava la zona de los ojos dos veces al día, preferentemente en la mañana y en la noche.
  2. Para limpiar los ojos se recomienda emplear toallitas limpiadoras o un gel especiales para párpados y pestañas.
  3. Usa lentes con protección especial para proteger los ojos de los rayos UV, alérgenos y partículas provenientes del ambiente. Recuerda que el sol puede causar quemaduras de retina u otras padecimientos como las cataratas.
  4. Descansa los ojos cada que se realizan ciertas actividades, como usar la computadora u otros dispositivos móviles, leer, ver la televisión, entre otros.
  5. Parpadea conscientemente tras un tiempo de mantener la vista fija, sobre todo cuando se realizan ciertas tareas frente a una computadora. Relaja tu vista cada 20 minutos, lo puedes hacer al enfocar un punto en el horizonte por 20 segundos.
  6. Disminuir el brillo de los dispositivos electrónicos que utilices durante varias horas del día.
  7. Tener una buena iluminación en los lugares donde se realizan las tareas o trabajo. De preferencia luz tenue, que no lastime tu vista.
  1. No leer o realizar otro tipo de actividades que requieran enfocar la vista mientras se encuentra en un vehículo en movimiento.
  2. No tocar el área ocular con las manos sucias para evitar llevar bacterias a esta zona y prevenir algún tipo de infección.
  3. Acudir con el oftalmólogo por lo menos una vez al año o ante cualquier molestia en los ojos.

A estas recomendaciones, no olvides mantener humectados tus ojos todo el tiempo. Si sientes resequedad puedes usar lágrimas artificiales o gotas recetadas por un oftalmólogo.

Cuida tu alimentación y trata de aumentar el consumo de alimentos ricos en vitaminas A y C, así como magnesio. Entre estos incluye zanahorias, espinacas, col rizada y calabazas. También procura comer frutas como los cítricos, guayabas, kiwi. Algunas semillas como almendras, girasol y nueces.

En la retina tenemos unas células que se alimentan de vitamina A, ésta ayuda a que trabajen bien y evitamos complicaciones o riesgos mayores. Cualquier fruta y hortaliza es buena para los ojos”, señala Voorduin.

Otro elemento perjudicial para los ojos es el uso excesivo de dispositivos electrónicos. Estos provocan cansancio y resequedad ocular. Por ello, se aconseja tener intervalos de descansos para relajarlos. ¿Qué cuidados sueles tener?