Las uvas, además de ricas son muy nutritivas y nos protegen de diversas enfermedades. De acuerdo con el Dairy Council of California, los fitonutrientes que contienen las uvas son los que brindan todos los beneficios al consumirlas.

Los especialistas señalan que esas sustancias químicas vegetales que se encuentran en la piel de las uvas previenen enfermedades, te llenan de fibra y su consumo moderado no te sube de peso.

¡Más allá de las uvas!

Las uvas contienen resveratrol, que es un polifenol antioxidante que le brinda propiedades antifúngicas y defensivas, ya que reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares al modular los niveles de lípidos y lipoproteínas en el cuerpo.

Además, es un potente antioxidante que reduce la oxidación celular y fortalece el efecto antioxidante de otros nutrientes. Por su parte, los polifenoles reducen el riesgo de padecer padecimientos cardiovasculares al disminuir la formación de coágulos sanguíneos.

Las uvas son una buena fuente de manganeso, vitamina B6 y C, tiamina y potasio. Este alimento debe guardarse en el refrigerador y se lavan antes de comer, para mantenerlo fresco por más tiempo. Y tú, ¿cómo consumes las uvas?