Padecer inflamación estomacal, cólicos, náuseas, gases, diarrea o estreñimiento es toda una pesadilla porque estos malestares provocan dolor en el estómago detienen tus actividades diarias y en algunos casos, te pueden meter en apuros.

Por eso, en Salud180 te damos una guía de trastornos para que tengas claro qué es lo que pasa en tu estómago, y para que de continuar con tus dolores acudas con un especialista.

Indigestión

Es un malestar que se produce después de comer demasiado o muy rápido, tomar mucha cafeína, alcohol o picante. Se caracteriza por dolor abdominal, eructos y náuseas.

Síndrome de intestino irritable

Es un trastorno que lleva a dolor abdominal y cambios en el intestino. Es dos veces más común en las mujeres que en los hombres.

Acidez

También se conoce como reflujo gastroesofágico y se produce por el ascenso de ácidos estomacales hacia el esófago durante la digestión. Produce sequedad de boca, tos crónica o asma y dificultad para deglutir alimentos.

Gases

Todas las personas expulsan los gases intestinales que se producen en el colon, pero, a veces, la cantidad es mayor de lo habitual y causa molestias. Los gases están compuestos de oxígeno, nitrógeno, hidrógeno, dióxido de carbono y metano.

Úlceras

Un orificio en el revestimiento interno del esófago o estómago, o de la parte superior del intestino delgado (duodeno). Los síntomas son ardor, dolor “de hambre”, náuseas, eructos y pesadez abdominal. Suelen aparecer cuando el estómago está vacío y se alivian al comer, para reanudarse una o dos horas después.

Intolerancia a la lactosa

Millones de personas alrededor del mundo la padecen. Este tipo de intolerancia provoca dolor abdominal leve, hinchazón, diarrea, eructos, gases e indigestión.

Problemas de tiroides

A pesar de que la glándula tiroides se localiza en el cuello, puede causar problemas más abajo en el cuerpo. Si la tiroides produce demasiada hormona (hipertiroidismo), que acelera el tracto digestivo, provoca diarrea y calambres abdominales. Por otro lado, una tiroides hipoactiva (hipotiroidismo) ralentiza el tracto digestivo, que puede generar estreñimiento y gases.

Independientemente de los malestares que te aquejen, es básico para gozar de buena salud estomacal mantener una alimentación equilibrada, comer despacio sin prisas, masticar bien los alimentos y evitar el consumo de platillos condimentados y extremadamente grasosos.

Si los dolores no te dejan,  evita automedicarte porque solo perjudicarás tu padecimiento, lo mejor es acudir con un experto que valore tus dolencias y determine el tratamiento a seguir.