Úlceras en manos, pies y boca, así como fiebre, son los síntomas del virus Coxsackie, que afecta particularmente a niños de entre cinco y 10 años de edad, y ya se encuentra en territorio mexiquense con, al menos, 15 casos confirmados.

De acuerdo con el pediatra neonaólogo Juan Manuel Alanís, aunque es un virus que afecta principalmente a infantes, también pueden contagiarse personas de otro rango de edades.

Fue en la comunidad de Santa Isabel Chalma, perteneciente al municipio de Amecamea donde se reportaron los primeros 15 casos, en el jardín de niños Adolfo López Mateos, por lo que la recomendación a la población es que se extreme la higiene en las manos, principal zona receptiva del Coaxsakie.

“El virus es pariente del herpes, y es sumamente doloroso, por lo que los niños dejan de comer, tienen mucha saliva y les duelen las manos o cualquier lugar en el que salgan las llagas”, comentó el médico.

El tratamiento consiste en el suministro de analgésicos, guardar reposo, limpiarse la boca con agua carbonatada y limpieza de las manos y pies con solución de bicarbonato que alivie el dolor.

“No hay tratamiento específico porque solo se autolimita en el transcurso de siete a diez días, las lesiones cicatrizan y dejan de padecerlo”.

Datos del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades, refieren que el virus predomina en tiempos de calor y los mayores contagios se dan los tres primeros días de la enfermedad por lo que es importante estar atentos a la sintomatología para evitar focos de infección en más escuelas.

“Es muy contagioso para los niños en los primeros tres días de la enfermedad. Los niños que estén enfermos no deben ir a la escuela” Juan M. Alanís, Pediatra.