Malas noticias para las mujeres que en la década de los 40s y 50s años, hayan comenzado a verse arrugas en el espejo; un nuevo estudio indica que estas líneas de expresión pueden dar pistas de como está la salud de tus huesos.

Mientras peor sea el caso de arrugas, menor densidad ósea existe. Este descubrimiento podría abrir la posibilidad de identificar en las mujeres postmenopaúsicas riesgos de fracturas, sin tener que recurrir a pruebas costosas, dice la investigadora Lubna Pal, endocrinóloga especializada en salud reproductiva, en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

La Dra. Pal y su equipo estudiaron a más de 100 mujeres entre los 40 y 50 años y analizaron las arrugas en su cara y cuello, basándose en la profundidad de la líneas de expresión. También midieron la firmeza de la piel en frente y mejillas, y la densidad de la masa ósea con un análisis de rayos X.

Las mujeres con peores arrugas tuvieron menos densidad osea en comparación con las voluntarias que tuvieron la piel más suave y firme. Al parecer, los huesos y la piel comparten algunos tipos de proteínas, mejor conocidas como colágeno. El conteo de colágeno tiende a disminuir con la edad y comienza a afectar nuestra piel y nuestros huesos.

Los resultados fueron presentados ante la reunión anual de La Sociedad Endocrina en la ciudad de Boston. Sin embargo, estudios más especializados son necesarios para determinar el vínculo entre ambos factores, señaló Pal.