Uno de los medicamentos a los que más se recurre para aliviar dolores sin duda alguna es la aspirina, recientes investigaciones han revelado que puede mejorar la calidad de vida de pacientes con cáncer.

De acuerdo con un estudio realizado por expertos de la Facultad de Medicina  de la Universidad de Cardiff, Reino Unido, la aspirina aumenta la supervivencia de cáncer un 20%. Detiene el desarrollo de metástasis; la expansión del tumor hacia otros órganos.

«Nuestra revisión, basada en la evidencia disponible, sugiere que la aspirina a dosis bajas se asocia, en combinación con otros tratamientos, con una reducción del 15-20% de la mortalidad de los pacientes con cáncer de mama, de próstata o colorrectal”, señala Peter Elwood, Director de la investigación.

Por supuesto que antes de tomar aspirina en dosis bajas debe ser consultado por el médico tratante; a pesar de que se ha demostrado su efectividad depende de la etapa en la que se encuentre el cáncer y en el tratamiento que se está llevando a cabo.