¿Sorprendida? Por mucho tiempo se ha asegurado que el agua fría es benéfica para la salud y la caliente no es muy recomendable, pero un nuevo hallazgo podría invertir dicha afirmación…

Investigadores de la Universidad de Loughborough, Reino Unido, afirman que al bañarnos con agua caliente quemamos las mismas calorías (140 en promedio) que al correr, ambas actividades durante treinta minutos.

Además, Steve Faulkner, quien encabezó la investigación, asegura que una ducha caliente también ayuda a prevenir la diabetes tipo 2, pues regula los niveles de azúcar en la sangre; así como a mantener bajo control la presión arterial y mejorar el sistema inmune.

De acuerdo con lo anterior: baño de agua caliente, combinado con ejercicio regular y dieta balanceada podría convertirse en una buena tercia para mantenernos en forma y saludables.