México.- La glándula tiroides produce hormonas que ayudan a regular las funciones metabólicas, cardíacas y otras cruciales para mantener al cuerpo con vida. Sin embargo, algunas personas desarrollan un trastorno en la producción de estas hormonas conocido como hipotirodismo, en el cual la glándula tiroides no produce la cantidad suficiente de hormonas.

Esta enfermedad no suele presentar síntomas notables en la primera etapa, pero con el paso del tiempo el hipotiroidismo puede causar serios problemas de salud como obesidad, dolor en las articulaciones, infertilidad o enfermedad cardíaca.

Sin embargo existen signos de alerta que podrían indicar que algo no anda bien con tu tiroides como:

Fatiga
Aumento de la sensibilidad al frío
Estreñimiento
Piel seca
Aumento de peso
Hinchazón de la cara
Ronquera
Debilidad muscular
Nivel de colesterol en sangre elevado
Dolores, sensibilidad y rigidez musculares
Dolor, rigidez o inflamación de las articulaciones
Períodos menstruales irregulares o más intensos de lo normal
Afinamiento del cabello
Ritmo cardíaco lento
Depresión
Memoria deficiente
Glándula tiroides agrandada (bocio)

Cabe mencionar que no todas las personas presentan los mismos síntomas y que estos aparecen con el paso de los años, al principio son imperceptibles o atribuidos a otras causas, al principio podría ocasionar cansancio o el aumento de peso pero conforme el metabolismo se relentiza los problemas son más evidentes.

Existen pruebas y exámenes que ayudan a diagnosticar la tiroides de manera eficiente y tratamientos que ayudan a controlar la producción de hormonas y regular su función en el organismo.