Sin duda, uno de nuestros mayores miedos es el sufrir un infarto, pues, aunque muchas veces se relaciona con personas mayores o “poco saludables”, también se han visto casos en jóvenes aparentemente sanos. Por suerte, con una prueba de saliva podrías prevenir un infarto. ¡Bendita tecnología!

Aunque hay muchas enfermedades de las cuales debemos cuidarnos, de ahí la importancia de un estilo de vida saludable, definitivamente, hay dos órganos que siempre serán nuestro foco de atención: cerebro y corazón. Y, definitivamente, uno de nuestros grandes temores es sufrir una enfermedad cardiovascular o un infarto cardíaco.

¿Por qué dan los infartos?

Una de las principales causas es el bloqueo de una o más arterias coronarias (que llevan sangre hacia el corazón), de acuerdo a información de Mayo Clinic. Esto ocurre porque con el tiempo las arterias pueden estrecharse por una acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias que forman placa.

Ésta puede romperse y provocar que se forme un coágulo que bloquee el flujo sanguíneo y prive al músculo cardíaco de oxígeno y nutrientes. Aunque también es posible que un infarto se dé por un espasmo de la arteria coronaria que se cierra al paso del flujo sanguíneo en una parte del músculo cardíaco.

Aunque no todos presentan síntomas, algunas señales de alerta son: presión, opresión o dolor en el pecho o brazos que incluso se propaga al cuello, mandíbula o espalda, náuseas, ardor de estómago, falta de aire, sudor frío, fatiga o mareos repentinos. Asimismo, si tienes un dolor o presión en el pecho recurrente como consecuencia del esfuerzo, puede ser una señal temprana.

La prueba de saliva que podría prevenir infartos

Si bien entre las formas de prevenir un infarto, están un estilo de vida saludable que incluya una dieta pensando en tu corazón, actividad física, cero cigarro, control de estrés y presión arterial, entre otros, hay un nuevo aliado.

Y es tan sencillo como una muestra de saliva. Así es, se trata de CARDIO inCode, un test personalizado que mide tu riesgo de padecer un evento cardiovascular como angina de pecho o infarto de miocardio, combinando tu genética (pues puede pesar hasta 50% en tu predisposición a una enfermedad cardiovascular) con otros factores de riesgo.

Así es, esta prueba establece tu riesgo genético analizando 12 variantes genéticas y lo suma a la información de tu estilo de vida, para calcular tu riesgo de padecer un evento cardiovascular, como un infarto de miocardio o angina de pecho, para los próximos ¡10 años! A partir de esto, obtienes recomendaciones para reducirlo.

Si bien esto aplica para cualquier persona, es especialmente útil en quienes ya tienen factores de riesgo cardiovascular, pues te ayuda a reforzar las medidas de prevención. Por lo tanto, consulta a tu médico sobre si es una buena opción y acércate con los especialistas para realizarla.

Ahora ya conoces una nueva estrategia para ponerte en guardia frente a los problemas cardíacos, aunque siempre debes tener en cuenta que ningún factor actúa solo, es un conjunto de elementos los que te ayudarán a mantenerte saludable más tiempo. Cuida tu corazón y mantén tus chequeos médicos.