Existe un estudio que indica que una persona puede caminar unos 100.000 kilómetros durante toda su vida. Sin embargo, a pesar de todo el esfuerzo que realizan, los pies son la parte del cuerpo que menos atención se les presta y, por lo tanto, que menos se cuida, aunque son fundamentales para que una persona se pueda mantener de pie y se pueda desplazar.

Los pies deben cuidarse en cualquier estación del año, pero el verano es la época más vulnerable pues se suele usar zapatos descalzos o zapatillas en donde los pies asoman al exterior. Para que tus pies estén bonitos y cuidados debes prestar especial atención a las uñas y a los dedos. También debes hidratar la piel para prevenir durezas y callos. ¿Quieres saber cómo tienes que hacer para que tus pies luzcan ideales este verano? Sigue leyendo este artículo.

Consejos para cuidar los pies

  • Lávalos todos los días: los pies se ensucian y sudan más que cualquier otra parte del cuerpo. Por eso, aunque te duches por las mañanas, no olvides lavarte los pies antes de acostarte con jabón y agua tibia para eliminar el sudor, el polvo y las bacterias prestando especial atención a los espacios entre los dedos de los pies. Al terminar sécalos muy bien con una toalla. No te olvides limpiar también las uñas, sobre todo en verano cuando uses sandalias o zapatos abiertos.
  • Hidrátalos: realiza la hidratación todos los días con crema para pies o con crema corporal. Si los tienes muy resecos puedes frotarlos con crema por la noche y luego ponerte unos calcetines para dormir, ya verás que al levantarte los sentirás mucho más hidratados.
  • Usa calzado adecuado: emplea los zapatos adecuados en cada estación. En verano es bueno que uses zapatillas o sandalias para que los pies puedan ventilarse y durante el invierno usa zapatos cerrados o botas que los aíslen del frío y de la lluvia.
  • Emplea talco: si los pies te sudan mucho puedes usar talco para los pies e incluso puedes echarle un poco en los zapatos.
  • Pon calcetines siempre limpios: cambia los calcetines a menudo para evitar que los pies estén húmedos, lo que favorece la aparición de hongos.
  • Lleva chanclas en las duchas comunitarias: si te tienes que duchar en el gimnasio o en la piscina es mejor que lo hagas con sandalias o zapatos para ducha para prevenir infecciones de hongos.
  • No prestar el calzado: no comportas tus zapatos con otras personas.
  • Corta las uñas de los pies: debes cortarlas cada semana. Procura hacerlo en forma recta para evitar que se encarnen.

PROBLEMAS EN LOS PIES

Los siguientes problemas son muy habituales en los pies. Aplicando estas soluciones podrás cuidarlos y volver a tener unos pies sanos y bonitos.

  • Uñas encarnadas: si tus uñas se entierran en la piel, puedes solucionarlo con un poco de paciencia y maña. Para ello, deberás levantar con cuidado la uña encarnada y poner una pequeña bolita de algodón debajo para que no vuelva a clavarse. Es necesario que cambies el algodón todos los días hasta que el problema se resuelva.
  • Hongos en los pies: si sientes un sarpullido que pica en tus pies, posiblemente sea un hongo, conocido como pie de atleta. Para curarlo tienes que aplicar una crema que puedes conseguir en la farmacia, pero también debes tener cuidado con la humedad de los pies procurando cambiar los calcetines siempre que los sientas mojados.
  • Hongos en las uñas: los hongos en las uñas son más difíciles de eliminar que los hongos de los pies. Si tus uñas están marrones, amarillas o agrietadas, debes acudir al médico para que te indique el remedio adecuado.
  • Callos: los callos aparecen cuando la piel de los pies está sometida a una presión excesiva durante un tiempo o por la fricción causada por medias o calcetines. Existen dos tipos de callos, los duros y los blandos. Los duros aparecen en la parte inferior, las puntas y los lados de los pies y tienen una zona que presiona el nervio, por eso causan dolor. Los callos blandos aparecen entre los dedos de los pies y se mantienen blandos por humedad, pero también son dolorosos. Para eliminar los callos puedes recurrir a remedios caseros o a productos que puedes encontrar en tu farmacia.
  • Talones agrietados: los talones agrietados aparecen cuando la piel de alrededor de los talones se separa debido a la sequedad y a la presión. Para prevenirlos o curarlos si ya los tienes, puedes comprar una crema específica para talones agrietados.
  • Juanetes: los juanetes aparecen cuando los huesos de los lados del pies comienzan a crecer hacia afuera. Pueden ser genéticos o por usar zapatos demasiado estrechos. Puedes usar almohadillas para juanetes, pero si te resultan demasiado dolorosos lo mejor es eliminarlos mediante cirugía.

Con estos sencillos consejos podrás cuidar tus pies para que estén bonitos este verano. Además, si tienes algún problema en los pies, aplicando las soluciones adecuadas los podrás curar.