Aunque no nos paramos a pensarlo, pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo. Dormir es algo que hacemos sin pensar, solo nos damos cuenta de la importancia del sueño el día que tenemos problemas para conciliarlo. En realidad, cuando esto ocurre puedes tener problemas de ansiedad a la hora de no conseguir dormirte, así como toda una serie de síntomas complejos el día siguiente por no haber descansado lo suficiente. Al final, si se acumulan varias noches así, el estrés puede adueñarse de ti.

Cuando dormimos nuestro organismo se prepara para afrontar los retos que tenemos que nos deparará el día  siguiente, por eso es necesario que descansemos adecuadamente. Cuando dormimos liberamos hormonas que nos harán sentir bien al despertar, los músculos se relajan, desciende la presión arterial y mejora el sistema circulatorio. Por todas estas razones es fundamental dormir bien y eso es precisamente lo que pretendemos que hagas con nuestro artículo de hoy. A continuación analizamos las causas más probables de tu falta de sueño, así como algunos consejos útiles para dormir mejor.

Seguro que no te has dado cuenta, pero las firmas de cosméticos han creado cremas faciales para la noche porque durante el sueño, las células se regeneran mejor y la circulación sanguínea mejora y así los  nutrientes de las cremas se absorben mejor. Las horas de sueño varían en función de cada persona. Un bebé puede dormir unas 18 horas diarias, los niños 10 horas y las personas adultas entre  7 u 8 horas diarias.

Cuando no dormimos bien nos sentimos cansados, nos cuesta trabajo concentrarnos y nuestro estado de ánimo se altera. También podemos sufrir trastornos de estómago, obesidad, diabetes y depresión, pues la falta de sueño aumenta el apetito y corremos el riesgo de subir de peso. Por otro lado, si dormimos mal disminuye la capacidad de tolerar la glucosa, que puede originar una diabetes. Si no duermes bien, estás ansiosa al otro día y si esto ocurre durante varios días puede originar un trastorno de ansiedad o de depresión.

¿Por qué no duermo bien?

Pero, ¿cuáles son las causas que pueden originar una noche de insomnio?

  • La cama. Debe ser lo suficientemente grande y ancha para permitir el descanso.
  • El colchón. No debe ser muy duro ni muy blando para permitir la posición horizontal natural.
  • La almohada. La almohada ideal es aquella que permite que nuestro cuello permanezca en una posición paralela al colchón.
  • Demasiado calor
  • Demasiado ruido
  • Cenar abundantemente o cenar muy poco
  • Fumar demasiado
  • Abusar del alcohol

Consejos para dormir mejor

Si quieres dormir bien y descansar mejor es necesario que sigas estos consejos:

  1. Acuéstate siempre a la misma hora para que tu cuerpo se acostumbre a esta rutina
  2. Si te gusta dormir la siesta, procura que no supere la media hora
  3. Crea un ambiente agradable en tu habitación con aceites esenciales con olor a lavanda que estimulan el sueño
  4. Para cenar, come más frutas y verduras y reduce las grasas y las bebidas que contengan excitantes
  5. Procura cenar tres horas antes de acostarte
  6. No practiques deporte muy intenso en horas de la noche, sobre todo no lo hagas tres horas antes de acostarte
  7. Cuando te acuestes a descansar, procura dejar las preocupaciones a un lado y no te pongas nerviosa si ves que el sueño tarda un poco en llegar
  8. Apaga las luces, el teléfono, la tablet o la tele
  9. Si no logras conciliar el sueño, procura no estar siempre mirando el reloj, es mejor que lo metas en el cajón de la mesilla
  10. La cama s para dormir, no comas en la cama, ni veas la tele, ni consultes dl ordenador o el teléfono móvil
  11. Controla el café y las bebidas excitantes
  12. El alcohol produce sueño pero sólo por unos minutos. Si bebes, te despertarás con frecuencia a lo largo de la noche
  13. Si tienes dolores de espalda y no puedes conciliar el sueño, prueba a colocar un cojín entre las rodillas si  duermes de lado o bajo las rodillas si duermes de espaldas.
  14. Las mascotas son nuestros mejores amigos, pero es preferible que duerman en su propia camita en lugar de en la tuya, pus sus movimientos y ruidos te despertaran de noche y luego no podrás conciliar el sueño fácilmente
  15. Si eres alérgica, procura comprar un colchón antialérgico

El sueño es algo que sólo nos preocupa cuando empezamos a tener problemas para descansar.