¿Siempre caes en la tentación de tomarte un refresco? Deberías pensarlo dos veces antes de hacerlo, ya que además de fomentar la obesidad corres el riesgo de padecer enfermedades que ponen en peligro tu vida.

El consumo de bebidas azucaradas genera alrededor de 184 mil muertes de adultos en el mundo cada año, por enfermedades como diabetes, cáncer o cardiovasculares, revela una investigación realizada por la Universidad de Tufts, que acaba de ser publicada en la revista especializada Circulation.

Cabe mencionar que es la primera que vez un estudio científico ha calculado el impacto sobre la salud a escala global de tomar este tipo de bebidas.

El análisis también revela que el 76% de las muertes se producían en países con una renta media o baja. Entre los 20 países con mayor población, México tenía la mayor tasa de defunción provocada por estas bebidas, con casi 405 fallecimientos por cada millón de adultos.

En segundo lugar, pero con un porcentaje mucho menor se situaba Estados Unidos, con 125 muertos por cada millón de personas.

Para realizar estas estimaciones, los expertos seleccionaron aquellos refrescos, bebidas de frutas, bebidas energéticas, tés helados dulces y zumos caseros que contenían al menos 50 kilocalorías por cada 23 centilitros.

El equipo midió su consumo con los datos obtenidos en 62 modelos de encuestas sobre la dieta personal y sobre la disponibilidad de azúcar en 187 países. Por último, emplearon estudios médicos sobre los efectos en la salud y meta-análisis estadísticos para calcular el impacto directo en la diabetes, y los efectos indirectos en los problemas relacionados con la obesidad como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y el cáncer.

Por edades, el porcentaje de muertes y enfermedades crónicas provocadas por estas bebidas era mayor entre los adultos jóvenes (menores de 45 años) que entre los más viejos, aquellos que superaban los 65 años.

La conclusión del estudio destacó la necesidad de programas a nivel mundial para  reducir o eliminar el consumo de las bebidas azucaradas en la dieta de las personas como medida preventiva.

No es un problema complicado de resolver, ya que estas bebidas no tienen ningún beneficio para la salud, por lo que simplemente reducir el consumo evitaría decenas de muertes cada año”, asegura Mozaffarian.

Consumo de refresco en México

México es el cuarto país con el mayor consumo de refrescos, ya que cada persona bebe alrededor de 137 litros al año, de acuerdo con un análisis de Euromonitor. Sin embargo, la industria apenas crece, pues los consumidores buscan productos más saludables, lo que se está convirtiendo en una amenaza para el rendimiento de las refresqueras.

Así, en términos de consumo, nuestro país se ubica después de Argentina, con un consumo per cápita de 155 litros; Estados Unidos con 154 y Chile con 141 litros.