Seguramente ya habrás escuchado a alguien decir: “La Diabetes que tengo no es la mala”, refiriéndose a que no tienen tipo 1. Sin embargo, debes saber que en esta enfermedad no hay buena ni mala, ni más ni menos peligrosa.

La Diabetes más peligrosa es la que no se controla, la que se descuida y no se atiende, así será un hecho que se presentaran complicaciones en ojos, riñones, pies, piel, corazón y otros órganos.

De acuerdo con Rosemary Walker y Jill Rodgers, en su libro Diabetes, Guía práctica para el manejo de la salud, la Diabetes tipo 2 puede ser más grave porque al no presentar síntomas en un principio se pueden pasar años sin diagnóstico y sin atención adecuada, lo que representaría el desarrollo de complicaciones.

Conoce las diferencias

En cuanto a los tipos de Diabetes, sólo queda decir que son diferentes y por ende se deben ser tratadas de forma distinta. Según la Asociación Diabetes Madrid, estas son las características de cada una de ellas:

Diabetes tipo 1

El sistema inmune del organismo destruye las células beta del páncreas, por lo que ya no se produce insulina y se debe administrar por medio de inyecciones para lograr que se controle la glucosa en sangre.

Entre 5 y 10% de los casos de Diabetes son tipo 1 y se presenta con mayor frecuencia en niños de 10 a 15 años.

Aunque no se sabe a ciencia cierta, se cree que se debe a factores ambientales (como virus), genéticos y autoinmunes.

El diagnóstico se presenta de forma brusca y a menudo se requiere de hospitalización para estabilizar al paciente.

Diabetes tipo 2

Aunque el cuerpo produce insulina, la que fabrica es de mala calidad o insuficiente para controlar los niveles de glucosa.

90% de los casos de Diabetes son tipo 2. Generalmente se presenta en personas mayores de 30 años, aunque en los últimos años han incrementado los casos de niños con este tipo de Diabetes.

Se conoce que se presenta en personas con los siguientes factores de riesgo:

Un familiar con Diabetes
Tener obesidad
Haber padecido Diabetes gestacional
Tener niveles de lípidos elevados
Llevar una vida sedentaria

Comienza poco a poco, por lo que pueden pasar muchos años para que el paciente sea diagnosticado.