El diclofenaco es un antiinflamatorio que funciona para aliviar el dolor, la fiebre y reducir la inflamación. Realmente es muy efectivo, pero no es lo ideal para personas que tienen problemas cardiacos.

De acuerdo con datos publicados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, para adquirir el diclofenaco, debería ser por medio de prescripción médica escrita, es decir una receta.

Investigaciones señalan que esta sustancia puede acelerar el ritmo cardiaco y el consumo contante de éste puede también provocar tromboembolismo pulmonar, es decir, la formación de un coágulo que podría obstruir el pulmón o al corazón y sería letal para la salud.

El mismo estudio indica que el diclofenaco se relaciona más con problemas cardiacos y digestivos que el paracetamol o el ibuprofeno, que son sustancias que también son efectivas para aliviar el dolor y la inflamación.

Los especialistas consideran que las personas con antecedentes en problemas del corazón o de circulación no deben consumir diclofenaco ya que no solamente podría complicar su estado de salud, en realidad podría conducirlos a la muerte.

Las personas a las que no se les recomienda consumir diclofenaco son:

Pacientes con diabetes
Problemas de hipertensión
Colesterol elevado
Consumo de tabaco

Por eso, es importante no autorecetarse, siempre se debe tomar en cuenta la opinión de un profesional.