Las frutas son parte de la alimentación humana desde tiempos inmemoriales y las hay de muchos tipos y para todos los gustos, así como unas más saludables, como el kiwi.

 Es tiempo de saber más sobre este fruto, dice Inés Masallach, directora de Mercadotecnia de Zespri, ‘que la gente conozca los beneficios del kiwi en la salud y la variedad de recetas en las que se puede incluir’.

La ruta del kiwi. La historia comenzó en Nueva Zelanda y hoy se cultiva en diferentes países y se vende los 365 días del año. Un detalle de importancia es que los kiwis Zespri crecen en plantas seleccionadas que necesitan hasta cinco años de cuidados para que produzcan su fruta.

En México, se conocen dos variedades: Green, verde de sabor fresco con un ligero toque ácido y que es fuente natural de fibra, y SunGold, amarillo, de sabor fresco y dulce, jugoso y con un alto contenido de vitamina C.

Virtudes del Pacífico Sur.  Estos frutos de Nueva Zelanda son una opción saludable y deliciosa de la alimentación diaria, poseen elevado contenido de fibra, vitaminas, antioxidantes, minerales y otros elementos esenciales.

Los kiwis tienen alto contenido de vitamina C y E, ácido fólico y alto nivel de actinidina.

Un estudio de la Universidad de Otago dice que comer dos kiwis al día puede mejorar el estado de ánimo de una persona y darle energía adicional.

El fruto, por su contenido en antioxidantes, es un perfecto complemento para los deportistas y si se consume junto a una comida rica en proteínas, potencia la recuperación después del ejercicio.

Cosas buenas.  Estudios recientes demuestran que comer kiwi ayuda en la regulación del sistema inmunológico, fortaleciendo las defensas contra agentes nocivos y enfermedades.

Su extracto ejerce una acción contra bacterias incluyendo Staphylococcus aureus y Staphyloccous pyogenes (que causan infecciones en vías respiratorias). Son ricos en fibra y ayudan a la salud digestiva, lo cual reduce la absorción de glucosa y aumenta la sensación de saciedad; comer dos al día favorece el tránsito intestinal.

El kiwi es una excelente opción para personas que viven con diabetes, está clasificado con un IG (índice glucémico) bajo.

Existen otros factores capaces de reducir la velocidad de absorción de la glucosa y en el caso del kiwi se ha observado que el impacto que tiene sobre la glucosa en plasma es menor a su índice glucémico, es decir, es muy bajo.